Distribuidor oficial de MYHIXEL

EYACULACIÓN PRECOZ Y CONTROL DEL CLÍMAX

Hay momentos puntuales en los que el hombre puede perder o tener menos control sobre su eyaculación, ya sea por factores externos, como el estrés o la ansiedad, o por la sobreexcitación. Esto puede derivar en una mala experiencia íntima y le puede generar frustración o incluso depresión por no cumplir sus expectativas ni las de su pareja.

La eyaculación precoz (EP)
es una condición en la que los hombres experimentan falta de control eyaculatorio en la mayoría o prácticamente en todos los encuentros íntimos. Esto puede ocurrir incluso desde el inicio de la vida sexual debido a diversos factores. Según los expertos, la eyaculación precoz afecta a 1 de cada 3 hombres. Se considera EP cuando se alcanza el clímax en menos de tres minutos, ya sea de forma ocasional o en circunstancias específicas.

La mayoría de las personas piensan que se trata exclusivamente de un problema físico, pero, los estudios más recientes indican que tiene una base neuroendocrina muy influenciada por factores psicosociales. Es decir, hay factores psicológicos que influyen en el control de la eyaculación, por tanto, esta puede ser abordada con éxito con terapia.


¿Cuáles son las causas psicológicas que influyen en el control del clímax?

Ya sabes que el estrés o la ansiedad son factores externos que pueden afectar a ese control en las relaciones íntimas, pero hay más razones por las que se puede llegar a desarrollar esa falta de control de eyaculación ocasional o incluso llegar a experimentar eyaculación precoz y son meramente psicológicas.
  • Malos hábitos: durante las primeras experiencias con la masturbación, el hombre puede adquirir ciertos hábitos que propician la falta de control, quizás porque lo está haciendo a escondidas en su habitación, o por falta de conocimiento o experiencia, puede llegar a habituar a su cuerpo a llegar al clímax de forma rápida.
  • La forma de consumir pornografía: esta causa está ligada a la anterior. Los jóvenes que inician sus experiencias basadas en el porno, pueden confundir la realidad y adquirir los conocimientos erróneos sobre cómo debe ser una relación sexual y llenar la cabeza de expectativas poco realistas sobre los encuentros íntimos..
  • Estrés y ansiedad: el cuerpo y la mente están conectados y muchas veces, cuando sufrimos cualquier tipo de malestar psicológico, puede influir también físicamente. Por lo tanto, tener ansiedad puede acentuar la eyaculación precoz.
  • Sobre-excitación: la novedad de una nueva relación o los nervios de mantener un encuentro sexual con alguien especial también puede dificultar el control de la eyaculación en algunas ocasiones.
  • La falta de autoestima: es otro de los factores que afectan a ese control, ya que al no tener seguridad en uno mismo, es más difícil tener el control del cuerpo y realizar prácticas que nos resulten plenamente placenteras

Como ves, hay que tener claro que, para obtener un control eyaculatorio óptimo, la mente juega un papel esencial,es el centro de mando. Pero también son importantes los diferentes mecanismos motores que se activan y permiten el reflejo eyaculatorio. Es decir, para que se produzca un reflejo eyaculatorio se debe dar una combinación de factores tanto físicos, como mentales. Por este motivo, la terapia cognitivo-conductual, sin necesidad de fármacos, puede ser muy efectiva, al facilitar el conocimiento de ti mismo, tu cuerpo y los factores psicológicos involucrados.


¿Qué es el control eyaculatorio y cómo conseguirlo?

Ya sabemos que el orgasmo masculino es, sobre todo, una experiencia mental, y no principalmente física como popularmente se piensa (aunque también es importante la estimulación física).

Por tanto, el control eyaculatorio no es otra cosa que la habilidad sexual gracias a la que el hombre, de manera totalmente voluntaria, puede decidir el momento en el que quiere eyacular mientras mantiene una relación sexual, alargando, acortando y profundizando en el tiempo.

Con esta habilidad, se aumenta el placer en las relaciones sexuales, tanto para los hombres, como para sus parejas. Ya que, al mejorar el control del clímax, el hombre alcanza un nuevo nivel sexual y adquiere una nueva capacidad que le permite explorar y disfrutar el sexo como él quiera, aumentando así su autoestima y seguridad. Además, sentirte seguro, te permite y motiva a explorar nuevas facetas sexuales, como prácticas que puede que antes no te atrevieras a experimentar.

Manteniendo dicho control, se otorga un poder al hombre sobre su propio cuerpo, sobre sus impulsos, de tal manera que es él quien decide cómo y cuánto tiempo puede disfrutar de sus relaciones sexuales, en vez de sentirse dominado por su cuerpo.

La mayoría de los tratamientos que existen en el mercado se basan en fármacos (orales, en sprays o en cremas), los cuales deben usarse de por vida y cuentan con efectos secundarios, lo que apunta altas tasas de abandono, además de que son remedios puntuales más que soluciones definitivas.

Por eso, en aquellos casos en el que los fármacos no sean la solución deseada, la mejor forma de superarlo es con un tratamiento adecuado que no tenga efectos secundarios y cuyos resultados sean duraderos en el tiempo, incluso para siempre.

Si quieres tomar el control de tu eyaculación y todas las posibilidades sexuales que esta habilidad te ofrece, hay una solución creada específicamente para este fin: MYHIXEL Control. Una alternativa lúdica, natural y sin efectos secundarios, basada en una terapia de actividades para aprender a conocerte mejor y a controlar tu cuerpo y probada científicamente, para que puedas lograr un control total en las relaciones sexuales.

Quiero saber más →

Myhixelheatlh - MYHIXEL Official Distributor Worldwide